">">

24/8/16

nuevo figurín de la colección de otoño-invierno 2016-17 en las manos

Siempre me emociono cuando sé que ha salido a la venta el número de la revista de moda que lleva el suplemento con la nueva colección de la temporada que está a punto de empezar, aunque sea un tiempo después de que se hayan hecho públicas en las diferentes pasarelas de los diferentes centros neurálgicos de este mundo que se mueve entorno al diseño de prendas de vestir prêt-à-porter. Es un mundo que lo encuentro asimilable al de la arquitectura porque bien las piezas también siguen una 'estructura' tal o cual y es algo que 'sirve' a la persona, adaptándose a ella y protegiéndola de la intemperie en su más cercana capa, después de la piel y antes de que llegue la que le ofrece el propio edificio o la propia calle o el ambiente creado para ello. 

Es algo vivido desde la niñez, viendo a mi madre coser en el salón de casa en su máquina de coser, preparando la siguiente entrega (no sólo los arquitectos nos quedamos noches sin dormir...). Las revistas de moda siempre se han ido sucediendo con un pequeño lapsus en el tiempo hasta que he sido yo quien las ha hecho entrar en casa. Me encanta escudriñar la revista de arriba a abajo buscando aquel modelo que sé que me gustaría vestir, adaptándolo, eso sí a la anatomía propia. Me encanta también escoger la tela que por su caída se adaptará mejor al diseño del modelo. Disfruto en este mundo, como disfruto sabiendo los nombres de los árboles que me puedo encontrar en un terreno antes de la construcción de un edificio o como disfruto escogiendo materiales que incorporo en el presupuesto de una obra. Para mi es todo más de lo mismo, el placer de 'combinar'. 


página interior ELLE fashion book otoño/invierno 2016-17